¿Hay qué pagar a Hacienda si se gana dinero con bitcoins?

Primero que nada, para poder entender este artículo, hemos de saber con exactitud que es un Bitcoin. Así que hemos realizado una pequeña guía explicativa con la información más necesaria para entender esta moneda:

  • Un bitcoin es una moneda, al igual que lo es el Euro (€), el Dólar ($) o la libra (£). Al igual que estas, también cuenta con una representación simbólica: Ƀ
  • Las diferencias que podemos encontrar entre unas y otras, es qué esta moneda es meramente electrónica, presentando de esta manera más seguridad y facilidad a la hora de realizar operaciones con ella. Otra gran diferencia es el hecho de que la moneda no está centralizada, es decir, nadie la controla.
  • Es la moneda digital más usada alrededor de todo el mundo, y al no pertenecer a ningún país concreto, su valor y su precio es exactamente el mismo a lo largo de todo el mundo.
  • No se encuentran intermediarios para las transacciones, se realizan directamente de persona a persona, y estos pueden comprarse y venderse con otras monedas (Es decir, que con 100€ puedo obtener 0,02Ƀ  y posteriormente con esos bitcoins obtener 159$)
  • Su falsificación es imposible, debido a que tiene un sistema de criptación impecable.
  • Te otorgan privacidad, ya que para realizar transacciones no es necesario revelar tu identidad.
  • Las cuentas de bitcoins no se congelan, por lo que el dinero será al 100% tuyo.

Así pues, conociendo estos datos, pasamos a nuestra mayor pregunta, como ya indica el titular de esta noticia: ¿Hay que pagar a Hacienda si se gana dinero con bitcoins?

La campaña de este año de la declaración de la renta está casi ahí, y muchas personas que operan con esta moneda pueden haberse realizado la misma pregunta una y otra vez, y por ello vamos a tratar de resolver algunas dudas.

El Bitcoin funciona con una regulación propia, la cual marca las reglas de esta moneda, aceptada por su comunidad de usuarios, pero esta no cuenta con la aprobación o respaldo de una institución. Es por esto mismo que la inexistencia de un marco jurídico al que atenerse puede levantar ciertas dudas.  En este caso, una en concreto: ¿Cómo tributan los bitcoins en la declaración de nuestra renta?

La cuestión principal es saber si la ganancia ha de computarse dentro de la base imponible del ahorro (tributando a tipos de graven entre el 19% y el 23%) o en la general (tributando bajo la tarifa general, con tipos de hasta el 45% o superiores, dependiendo de la Comunidad Autónoma). En este sentido, los expertos en fiscalidad y nuevas tecnologías, señalan que “dado que estas ganancias se ponen de manifiesto como consecuencia de la transmisión de activos, las mismas deben considerarse como rentas del ahorro”.

 

Tributación en caso de robo:

Invertir gran cantidad de dinero en estas monedas puede tener algún que otro riesgo, ya que se podría comunicar en el portal como un ciberataque o robo, provocando entonces que el portal avise que no puede entregar tal cantidad de dinero, y perdiendo de esta manera nuestros ahorros.

La Dirección General de Tributos (DGT), en consulta vinculante de 25 de junio de 2015, ha respondido que el robo debe considerarse una pérdida patrimonial que formará parte de la base imponible general, aunque sólo podrá compensarse contra un porcentaje máximo del resto de rentas (trabajo, capital inmobiliario, etcétera).

 

Aun así, la imputación de la pérdida sólo podrá hacerse cuando la misma devengue judicialmente incobrable o, en su caso, se produzca una quita en un concurso de acreedores o haya pasado un año desde la reclamación judicial.

Lo más difícil, en este caso, sería aportar la prueba, el cómo identificar a la persona que está detrás, lo cual podría generar mucha frustración.

 

¿Cómo perseguir el fraude?

El Plan de control tributario 2018 recoge que “se potenciará el uso por las unidades de investigación de la Agencia Tributaria de las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes para afrontar la amenaza que supone el empleo de bitcoin”. Sin embargo, la pregunta es: ¿cómo puede perseguirse al defraudador si prevalece el anonimato?

Helena Pujalte, directora del gabinete de estudios de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), afirma que el principal problema es la opacidad. En su opinión, “habría que poder identificar a los titulares para perseguir el fraude”. Algo que ya se empieza a hacer en EEUU o en Canadá, donde la autoridad fiscal solicita la identificación de los titulares. Por lo tanto, esta experta opina que sería necesario un control sobre las operaciones de compraventa realizadas en bitcoin para así perseguir al malo, y al bueno, el que quiere invertir y pagar impuestos, que pueda contar con una seguridad jurídica.